El Cártel de Nueva Generación de Jalisco lideró el asalto a soldados en cautiverio

El Cártel de Nueva Generación de Jalisco (CJNG) lideró el desarme y la detención de 14 soldados en La Huacana, Michoacán, el mes pasado, según informes de inteligencia.

Tres personas estrechamente vinculadas a Miguel Ángel Gallegos Godoy – «El Migueladas» – presunto líder del GNC en La Huacana, lideraron la agresión el 26 de mayo, informó hoy el diario Milenio.

Los soldados fueron asediados por un gran grupo de personas que exigieron la devolución de las armas que el ejército confiscó a primeras horas del día después de dos enfrentamientos separados con hombres armados. Dos civiles resultaron muertos en el primer enfrentamiento y un niño resultó herido en el segundo.

Los videos publicados en los medios de comunicación social muestran a los agresores, identificados en informes posteriores como miembros de una fuerza de autodefensa, empujando y desarmando a los 14 soldados, que ofrecieron poca resistencia. El incidente ha sido ampliamente descrito como una humillación para las fuerzas armadas.

Los informes de inteligencia militar obtenidos por Milenio identifican a Gaudencio Lozano Barriga, Bulmaro Arzate Fierro y Maricruz Ramírez como instigadores del ataque.

Lozano, también conocido como «El Gaudí», es diputado de Gallegos en la estructura de poder local del GNCJ, según informes militares.

Arzate es un sicario del GNC y parte del círculo íntimo de Gallegos, mientras que se cree que Ramírez tiene una relación con Francisco Tavares, una mano derecha del cacique de La Huacana.

Mientras los soldados estaban detenidos, el General Gerardo Mérida y otros miembros del ejército intentaron entrar a La Huacana en camionetas militares, pero se les impidió hacerlo debido a que un camión estaba estacionado al otro lado de la carretera que conducía a la ciudad.

Un grupo de unas 50 personas, algunas armadas con grandes palos, exigieron que el general se bajara de su vehículo, pero se negó, tras lo cual al menos dos hombres empezaron a atacar la camioneta.

Otro soldado fue detenido durante el incidente, pero Mérida y los demás miembros del ejército con los que viajaba lograron escapar.

Según los informes militares, uno de los 14 soldados detenidos en La Huacana llamó al General Mérida antes de entregar su teléfono a Lozano.

En las imágenes de vídeo, el presunto miembro del GNCJ es escuchado exigiendo la devolución de las armas confiscadas, que incluían dos AK-47, un R-15 y un rifle Barrett.

«Oiga, jefe, quiero todas las armas, quiero que las envíe en un auto privado a La Huacana, por favor. Nosotros somos el pueblo, no somos gente armada», grita El Gaudí.

«¿En nombre de quién los envío?» Mérida pregunta.

«En nombre del pueblo, envíenlos en nombre del pueblo», responde Lozano antes de enviar a tres hombres a recibir las armas a la entrada del pueblo.

Lozano y Arzate huyeron de La Huacana horas después de los sucesos del 26 de mayo, según los comandantes del ejército. Los 14 soldados fueron liberados seis horas después de haber sido detenidos a cambio de las armas de alto calibre confiscadas.

Ocho de los soldados fueron convocados ayer por la Fiscalía General de la Nación para hacer declaraciones sobre su terrible experiencia.

Tras su detención, el presidente López Obrador elogió la conducta de los soldados, afirmando que su actitud «fue muy responsable, muy honorable y muy valiente» y que «la prudencia es mucho mejor que el autoritarismo».

El GNC es considerado el cartel más poderoso y peligroso de México, pero las estadísticas muestran que muy pocos de sus miembros han sido arrestados y procesados en los últimos años.

Add comment