De las 13 ambulancias del hospital, sólo dos tienen gasolina.

Casi todas las ambulancias de un hospital de la Ciudad de México para empleados del gobierno son inutilizables, se les acabó la gasolina.

Sólo dos de las 13 ambulancias estacionadas en las afueras del Hospital General Darío Fernández tienen gasolina, según un conductor que solicitó el anonimato.

Además, la fuente reveló que las renovaciones de la licencia de conducir con frecuencia se demoran y que nunca se reembolsan los subsidios de viaje.

«Antes, había una tabla de kilometraje y así es como sabíamos lo que nos debían por viaje, pero ellos lo cambiaron y ahora en teoría nos dan un subsidio de viaje para cada viaje. Pero durante los últimos seis meses hemos pagado dinero de nuestros propios bolsillos por gasolina y comida, y no nos han reembolsado nada de eso».

Pero el conductor dijo que la falta de gasolina no es la única razón por la que los vehículos están estacionados.

«Algunos conductores no tienen sus papeles al día: sus licencias han caducado, y se supone que[el ISSSTE] debe pagar por ello. No podemos arriesgarnos a hacer una llamada de emergencia sin nuestros papeles en orden. Si hay un accidente, nadie nos respaldará».

El director financiero de la agencia de salud reveló ante la Comisión de Salud del Senado esta semana que está esencialmente en bancarrota y que se quedará sin dinero en efectivo para julio.

Add comment