Vendedores de la Ciudad de México amenazan con formar una fuerza de autodefensa

Vendedores ambulantes en el centro histórico de la Ciudad de México han amenazado con formar una fuerza de autodefensa si las autoridades no actúan para detener la extorsión, las amenazas, los secuestros y los asesinatos presuntamente cometidos por una notoria organización criminal.

Una asociación de comerciantes y vendedores informales con sede en dos calles al norte de la plaza central de la capital, escribió a la Procuradora General de la República, Ernestina Godoy, para denunciar los actos criminales que, según ellos, son perpetrados por miembros de La Unión de Tepito, una pandilla con sede en el infame barrio del mismo nombre.

Los vendedores también criticaron a la Oficina del Procurador General (PGJ) por no actuar en las denuncias penales que habían presentado anteriormente.

“. . . Hay que entender que todo tiene un límite y que, por lo expresado anteriormente, no hay que sorprenderse por el surgimiento de grupos de autodefensa… ante la tardanza y la inacción de las autoridades responsables de la seguridad y la aplicación de la ley», dice la carta.

El líder de la asociación, Raymundo Pérez López, dijo que La Unión de Tepito cobra cobro de piso, que es tan alto que muchos vendedores se han visto obligados a abandonar sus negocios y perder su única fuente de ingresos.

«Aquellos de nosotros que no hemos abandonado nuestras actividades continuamos sobreviviendo con un escaso margen de beneficio y con una situación económica cada vez más miserable», dijo.

«Lo peor de todo es que a pesar de la existencia de denuncias y expedientes de investigación en varias agencias del[PGJ], no se logra ningún avance. Lo percibimos como una falta de capacidad, interés o compromiso de las autoridades», añadió Pérez.

El periódico El Universal informó que la Ciudad de México tiene evidencia que se remonta al 2017 y que muestra que La Unión de Tepito ha estado extorsionando y atacando a vendedores ambulantes y dueños de tiendas en el centro de la capital.

Se cree que la banda también tomó posesión de edificios abandonados en el centro histórico.

Los datos de la organización empresarial Canacope muestran que los delincuentes recaudan al menos 483 millones de pesos (25,6 millones de dólares) anuales en pagos de cobro de piso en la Ciudad de México, y que tres de cada 10 empresas de la capital son objeto de extorsión por parte de los extorsionistas por pagos regulares que les permiten seguir operando.

En noviembre, el entonces alcalde José Ramón Amieva hizo un llamamiento a todas las pequeñas empresas que han sido atacadas para que no sean intimidadas, sino que presenten quejas ante el PGJ.

Ese mismo mes, Pérez presentó una denuncia por extorsión y amenazas, pero no ha salido nada.

«Como mi queja, seguramente hay miles más que sólo forman parte de las estadísticas. Tengo… cientos de firmas de ciudadanos que trabajan en la misma actividad que yo y que sufren amenazas, que están desesperados, pero hasta hoy, estos grupos criminales siguen operando sin que las autoridades responsables hagan nada para detener la emboscada…», dijo.

También se cree que La Unión de Tepito es responsable de varios secuestros y homicidios en el centro histórico de la Ciudad de México y sus alrededores, incluyendo un ataque con armas de fuego en septiembre pasado que mató a cuatro personas e hirió a otras seis en la Plaza Garibaldi, una plaza conocida como el hogar de la música mariachi de la capital.

Add comment